VEJIGA NEUROGENA POR MIELOMENINGOCELE

Se caracteriza por una alteración de la función vesical-uretral, tanto en el almacenamiento como en el vaciado de la orina.

En los niños generalmente se debe a una lesión neurológica congénita por un defecto del tubo neural, y la más frecuente es el Mielomeningocele, también puede ser adquirida (trauma espinal, tumor del sistema nervioso, tumor pélvico,  cirugía).

 

 

¿Cómo se diagnóstica la vejiga Neurogena por Mielomeningocele?

 

 En el momento que el pediatra recibe al recién nacido, puede darse cuenta fácilmente de la lesión en la espalda, la presencia de esta lesión prácticamente nos está indicando que también existe una vejiga neurogena, ya sea en menor o mayor grado de compromiso.

Además del examen físico, los estudios por imágenes y urodinámicos  nos ayudaran a clasificar  el tipo de vejiga, si se trata de una vejiga de bajo riesgo o de alto riesgo de dañar los riñones,  si existe reflujo vesicoureteral unilateral/bilateral.

 

 

¿Cómo se trata la vejiga neurogena por Mielomeningocele?

 

La vejiga neurogena no se cura pero si se puede controlar.

 El objetivo del tratamiento es cuidar la función renal, lograr una continencia socialmente aceptable, y darle una autoestima a medida que el paciente crece.

En principio el manejo es  médico: C.I.L. (Cateterismo Intermitente Limpio) realizado por los padres,  con/sin anticolinérgicos, con/sin antibióticos.

Actualmente estamos aplicando toxina botulínica tipo A, con el propósito de disminuir las presiones vesical y mejorar la incontinencia de orina

Cuando no responde al tratamiento médico, se pasa a la cirugía de ampliación vesical con parches de intestinos, cirugía de cuello vesical, derivación con ostomia continente.