VALVAS DE URETRA POSTERIOR (V.U.P).

Son una anomalía congénita de la uretra posterior, caracteriza por unos repliques uretromembranosos en forma de “valvas” que impiden que el flujo de la orina salido de la vejiga pase libremente por la uretra para ser expulsado al exterior. Aunque el padecimiento es congénito, la presentación clínica es variable, puede presentarse con síntomas desde leve a severo que ponga en peligro la vida del recién nacido.

Casi siempre existe una historia de alteración en el chorro miccional: micción entrecortada, el paciente tiene que hacer esfuerzo durante la micción, puede palparse la vejiga ocupada, algunos pueden presentar perdida involuntaria de orina, otros debido a las infecciones frecuentes o afectación renal, no crecen normalmente.

 

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LAS VALVAS DE URETRA POSTERIOR?

 

El diagnóstico  se puede hacer desde antes del nacimiento, por medio de ultrasonido, el mismo que se repite a los pocos días o el mismo día del nacimiento.

En las imágenes se ve dilatación de la uretra posterior, con una vejiga ocupada por orina residual, también podrían mostrarnos dilatación bilateral del sistema colector urinario.

Siempre se solicita una cistouretrografía miccional, que nos va a dar mejores  detalles anatómicos: uretra dilatada, vejiga con paredes gruesas con o sin divertículos, sin o con  reflujo vesicoureteral.

 

 

¿CÓMO SE TRATA LAS VALVAS DE URETRA POSTERIOR?

 

El tratamiento depende de la gravedad del cuadro clínico.

Cuando el niño este estable y libre de infección puede realizarse directamente la ablación (remoción) de las valvas por medios endoscópicos, en raras ocasiones se realiza una vesicostomia (una ventana en la vejiga a través de la pared abdominal y debajo del ombligo).